Mantenerse flexible es mantenerse joven

¿Sabías que la flexibilidad no es sólo la capacidad que tenemos de estirar hasta cierto punto? la flexibilidad, también es la capacidad de regresar a su estado original recuperando su forma.

¿Sabías que a medida que nos hacemos mayores nos volvemos más rígidos?. A partir de cierta edad, es más común que vayamos perdiendo flexibilidad, por muchas causas: la aparición de osteoporosis, a la disminución de la elasticidad de los ligamentos, a la reducción de lubrificación de las articulaciones, a la degeneración de los tendones y a la rigidez muscular.

¿Sabias que nuestro cuerpo está hecho para moverse? Y resulta que si no lo hace acaba enfermando. El que no se mueve, se acaba “oxidando”, esto nos puede acarrear problemas de salud tales como el dolor lumbar, contracturas musculares, problemas cardiacos, dolores de cabeza, insomnio, fatiga, obesidad, hipertensión o diabetes, que muchas veces se cree que es un problema de salud cuando, en muchos casos, lo que en realidad lo que se padece es una falta de movimiento.

Pero, no hay que alarmarse, si hemos estado cuidando nuestra musculatura debidamente podemos llegar a cierta edad con una buena flexibilidad, la base de todo está en haberse cuidado durante nuestra vida. Ni que decir tiene que la flexibilidad también se puede ganar, eso sí, nadie regala nada, y para conseguirlo, hay que ser muy constante.

Mantenernos flexibles nos evitará muchas lesiones como por ejemplo esguinces y tendinitis que se producen debido a la realización de un movimiento de una amplitud mayor a la habitual y para la que no estamos preparados como consecuencia a la excesiva rigidez en la zona afectada.

La importancia de la flexibilidad

Mantener el cuerpo flexible va a mejorar nuestra postura minimizando de esta forma problemas como los dolores, además teniendo buena flexibilidad necesitaremos menos energía para realizar el movimiento. Gracias a los estiramientos, masajes y técnicas que puedan facilitar nuestra flexibilidad, relajamos los músculos.

La flexibilidad tiene un papel clave en la prevención de lesiones musculares, ya que muchas de estas vienen producidas por la ejecución de un movimiento con un rango mayor de lo habitual sobre una zona rígida, con una flexibilidad reducida, como tirones, contracturas, quedarse “clavado” de la espalda, esguinces, problemas de tendones….

Un músculo relajado, libre de tensiones tiene mayor capacidad de realizar una contracción rápida pudiendo desarrollar más fuerza de forma mucho más rápida. Buena parte de las molestias musculares que se sufren son producidas por una contracción constante y mantenida de los músculos (contracturas). Estos músculos que se encuentran en constante contracción van a necesitar una mayor cantidad de energía para realizar la misma actividad que cualquier otro músculo que tuviese las fibras relajadas. Así pues, ser cada vez más flexible puede significar el final de algunos tipos de dolor crónico.

¿Por qué vamos perdiendo la flexibilidad?

A partir de cierta edad, es más común esta pérdida de flexibilidad. La disminución de los valores de flexibilidad que se observa con la edad se debe a la aparición de osteoporosis, a la disminución de la elasticidad de los ligamentos, a la reducción de lubrificación de las articulaciones, a la degeneración de los tendones y a la rigidez muscular, además, los músculos pierden fuerza y flexibilidad lo cual provoca problemas de coordinación y equilibrio.

Pero, no hay que alarmarse, si hemos estado cuidando nuestra musculatura debidamente podemos llegar a cierta edad con una buena flexibilidad, la base de todo está en haberse cuidado durante nuestra vida. Ni que decir tiene que la flexibilidad también se puede ganar, eso sí, nadie regala nada, y para conseguirlo, hay que ser muy constante.

Resumiendo

Aumentar la flexibilidad nos ayuda en casi todas las tareas que realizamos a lo largo del día, desde salir del coche, hasta atarnos los zapatos. La flexibilidad ayuda a la coordinación, por lo que tendremos menos probabilidades de tener caídas, además da a las articulaciones una capacidad de moverse en su rango completo, lo que permite, sobre todo con la edad, estar más activo, ágil, y tener menos posibilidades de lesión.

Con los estiramientos y masajes adecuados verás tu capacidad física mejorada y podrás realizar gestos que antes te parecían imposible realizar.

Imagenes por StockSnap y Omar Medina Films desde Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.
Llámanos
¿Dónde estamos?